Las claves para crear presentaciones de impacto aplicando neurociencia

¿Qué buscamos todos cuando hacemos una presentación?

Que nuestro público fije las ideas clave en su cerebro.

Para generar dicha memorabilidad en tu público, será vital captar la atención del cerebro primario, es decir, aquel que actúa de manera automática y totalmente inconsciente

Esta parte del cerebro tiene un papel fundamental en las decisiones que aseguran un correcto funcionamiento de nuestro organismo en equilibrio con el entorno. También procesa muchas funciones que tienen que ver con el “quehacer”, como el comportamiento cotidiano y nuestros hábitos diarios. Gobierna los instintos primarios y es terriblemente egoísta, desconfiado y escéptico (no entiende de conceptos abstractos o lógicos). Resumiendo, es el cerebro que participa en mayor medida en la toma de decisiones, puesto que las llevamos a cabo principalmente de manera inconsciente.

Sabiendo todo esto…¿Cómo podemos captar la atención del cerebro primario?

Os dejamos a continuación 6 estrategias que os permitirán crear memorabilidad y engagement en vuestras futuras presentaciones.

VISUAL: Crea una presentación donde predominen las imágenes frente al texto. El uso de imágenes te permitirá conseguir una mayor atención e impactar a tu audiencia. Por lo tanto, evita las diapositivas recargadas de texto.

¿Sabías que los colores de tu alrededor pueden estar influenciando tus emociones y tu estado mental? Elige colores que transmitan a la perfección tu idea principal, y que permitan al espectador asociar tu presentación a una serie de cualidades o valores. Siempre es positivo utilizar colores más suaves y agradables ante otros más vivos, ya que permitirán seguir la presentación con mayor facilidad. Crear contraste entre colores te permitirá resaltar la idea en la que quieres que se centre la atención.

Estos elementos son muy importantes ya que el cerebro primario es tremendamente visual, y este es el único sentido que conecta directamente con él, lo que hace que sea hasta 250 veces más rápido que el cerebro racional.

PERSONAL: Genera empatía en tus presentaciones. Haz que tu espectador se sienta incluído a través de la interactuación. Para ello es muy importante conocer las características principales de la audiencia a la que te estás dirigiendo en cada momento. De esta forma, podrás generar sensación de que le estás hablando directamente a él, creando una presentación casi personalizada, con la que se sienta totalmente identificado. La efectividad de esta estrategia se debe a que el cerebro primario está muy centrado en sí mismo y las consideraciones generales sobre los demás no lo alcanzan. No tiene ninguna paciencia ni empatía por cualquier cosa que no se refiera de inmediato a su supervivencia y bienestar.

MEMORABLE: Cuenta una historia y conseguirás que te recuerden. Tu discurso debe apelar a las emociones e involucrar al espectador, de esta manera se sentirán conectados contigo, y por lo tanto, te recordarán.

Diles lo que vas a contarles, cuéntaselo y repíteles lo que les has contado. Comienza con una introducción donde resumas la idea clave, lleva a cabo el desarrollo de tu presentación, y finalmente, vuelve a destacar la idea general, resumiendo la información principal de todo tu contenido. Así te asegurarás de que tu mensaje principal sea recordado.

Utiliza la regla de 3, es decir, muestra los contenidos de tu presentación en bloques de tres en tres, ya que nuestro cerebro tiende a recordar muchísimo más con esta organización.

CONTRASTE: Rompe los esquemas de tu audiencia con elementos diferenciadores e inesperados. El uso de espacios en blanco en el fondo, y el contraste entre colores será muy útil para destacar las ideas principales que quieras resaltar.

Somos muy de extremos, ya que estos son más fáciles de procesar que los puntos intermedios y necesitamos gastar menos energía para entenderlos. Por lo tanto, el contraste es un motor de decisión segura que permite que el cerebro primario tome decisiones mas rápidas.

TANGIBLE: Crea contenido fácil de recordar, transmitiendo un mensaje claro y breve que vaya al grano. Pónselo fácil y muéstrale claramente los beneficios en tu contenido, ya que el cerebro reptiliano está constantemente explorando en busca de lo que es familiar y amigable, lo que puede ser rápidamente reconocido, lo que es tangible.

EMOCIÓN: Interactúa con tu audiencia creando una mayor conexión emocional. Conseguirás un mayor grado de atención transmitiendo un mensaje claro con el que se sientan identificados. Esto ocurre porque el cerebro primario está fuertemente influido por emociones. La neurociencia ha demostrado que los “cócteles emocionales” crean reacciones químicas que afectan directamente a la forma en la que memorizamos y actuamos.

Como os hemos comentado antes, la manera en la que se cuentan las cosas es vital para impactar a la audiencia. Y de esto sabía mucho Steve Jobs: “La persona más poderosa del mundo es el storyteller”. Y es que el uso del storytelling, es decir, contar una historia, consigue captar mejor la atención de la gente y generar más emociones. Gracias al arte de contar historias se podrá:

  • Se incrementa la atención con menor esfuerzo por parte de los oyentes.
  • Las personas somos más proclives a escuchar de manera activa.
  • Se retiene el mensaje más fácilmente porque despierta nuestras emociones.
  • Se produce un impacto mayor y duradero del mensaje en nuestro cerebro.
  • Se motiva y favorece la acción del oyente.
  • Los mensajes pueden ser inspiradores y servir para crear nuevas ideas a partir de las interpretaciones.

Por ello, os dejamos 5 trucos para que vuestras presentaciones sean más impactantes basándonos en las geniales presentaciones de Apple. ​Ya que Steve Jobs era capaz de vender ideas que nadie más era capaz de vender.

1. RESALTAR DATOS DE LOS QUE QUEREMOS PRESUMIR. La clave es proporcionar datos contundentes, simplificando los números, reduciéndolos al mínimo para generar un mayor impacto. Cuando hablaba de Itunes, no decía el número de canciones vendidas (25 millones en abril de 2013), lo simplificaba así: 15.000 canciones por minuto. O en el caso del Ipad: 1 Ipad cada 3 segundos. ¡Mucho más impactante!

2. TU IDEA EN UNA FRASE. “Apple reinventa el teléfono móvil”. “1000 canciones en tu bolsillo”. Cuando Steve Jobs quería que recordaras algo es lo único que veías en la diapositiva. Por lo tanto, una vez que podamos resumir nuestra gran idea en una única frase, será muy positivo también escribirla de una manera que se convierta en titular.

3. TRANSICIONES: Buscar un forma sencilla y eficaz de abrir y cerrar las secciones de tu presentación. Por un lado, encontramos las transiciones animadas que se insertan en una presentación al pasar de una diapositiva a otra (muy importante no abusar de ellas ya que pueden generar hartazgo y saturación). Y por otro lado, están las transiciones que se realizan de manera oral, es decir, frases de enlace entre ideas, o pausas. Steve Jobs conseguía generar atención e interés en sus presentaciones gracias a que utilizaba pausas entre ideas principales, con frases contundentes. “Ahora os voy a contar las características más importantes del nuevo Ipod”.

4. ENTUSIASMO: Transmitir pasión por lo que cuentas utilizando adjetivos llamativos, de connotación positiva. Porque al final es mejor pasarse de positivo, que de negativo.

5. S.T.A.R MOMENT: Se trata de darle a tu audiencia contenido que nunca podrá olvidar. Un gran ejemplo fue la presentación del McBook Air, donde Steve Jobs, para mostrar sus características sacó el nuevo modelo de un sobre, mostrando así que es el “ordenador más delgado del mundo”. Os dejamos el vídeo de la presentación. ¡No lo podréis olvidar!

Así que a partir de ahora, si aplicas todos estos consejos en tus presentaciones, ¡te aseguro que brillarás!

Si eres inquieto y quieres saber más sobre neurociencia o neuromarketing, te invito a descubrir mi biblioteca personal

© Neurorachel. Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Cookies  | Aviso legal | Desarrollo Marketing Online Jiménez Carbó