Transforma tus textos: el poder oculto de los sustantivos en el Neuromarketing

Descubre cómo cambiar verbos por sustantivos puede revolucionar tu estrategia de copywriting

El lenguaje es el vehículo principal de nuestra comunicación diaria. Sin embargo, el efecto de nuestras palabras varía según el contexto, el emisor e incluso la precisión.

¿Pero es realmente tan importante usar la palabra adecuada?

El copywriting se enfoca en redactar textos con fines publicitarios, escribiendo de manera persuasiva para que el cliente realice una acción específica. Tradicionalmente, se sugiere que las llamadas a la acción (o CTA, Call to Action) contengan un verbo que muestre los beneficios de dicha acción, como “Acceder gratis ahora”. Sin embargo, la neurociencia ofrece una perspectiva diferente: el verdadero poder de la persuasión reside en los sustantivos.

¿Cómo se puede demostrar esto?

Un grupo de investigadores llevó a cabo experimentos donde los participantes podían hacer trampas para obtener beneficios.

A un grupo se le dijo: “Por favor, no seas tramposo” y al otro: “Por favor, no hagas trampas”.

El resultado fue que el segundo grupo hizo más trampas, mientras que el primero se abstuvo.

 Este estudio reveló que las personas desean mantener una imagen buena y honesta, mostrando que hay una diferencia sutil pero significativa cuando nos referimos al acto o a la persona que lo realiza.

Aplicando estas conclusiones al marketing, podemos preguntarnos:

¿qué pasaría si asociamos algo positivo a las personas en lugar de a las acciones?

A la mayoría nos gusta mantener una imagen positiva de nosotros mismos, así que atribuir cualidades positivas a los sustantivos resulta mucho más efectivo.

Tomemos como ejemplo el conocido eslogan de Uber: “Muévete como quieras”. Si aplicamos los resultados del estudio, podríamos transformarlo en algo como “Transporte para gente libre”.

Otras marcas ya utilizan esta fórmula con éxito, como Max Factor:

“El maquillaje de los maquilladores”; o Citroën: “Para gente encantadora”.

Consideremos otro caso: las campañas de sensibilización ciudadana.

Estas campañas buscan que las personas tomen conciencia sobre situaciones que afectan su entorno, pero a menudo sus mensajes son poco impactantes y terminan siendo ignorados.

Por ejemplo, una campaña que busca que los dueños de perros se hagan cargo de sus mascotas podría decir: “Tu mascota, tu responsabilidad”.

¿Y si lo transformamos en “Sé responsable”?

En resumen, cuando convertimos una acción en una identidad positiva, estamos más dispuestos a llevarla a cabo. ¿Y tú, cómo usarías esta estrategia de persuasión en tu marca?

copywriting, estrategia, marketing, neurociencia, neuromarketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Neurorachel. Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Cookies  | Aviso legal | Desarrollo Marketing Online Jiménez Carbó