Neuromarketing: Cómo despertar emociones a través del OÍDO.

¡Nueva semana, nuevo sentido!

Os invitamos una vez más a que aprendáis del marketing sensorial, una de las estrategias más potentes a la hora de enamorar a vuestras audiencias.

Y por supuesto también del neuromarketing, el cual abarca el estudio de la manera en que la mente de las personas responde a un determinado estímulo externo, con la intención de poder llegar a predecir su conducta o entender porque acaba decidiendo un camino y no otro.

Así, en el proceso de compra, los órganos sensoriales responden de manera inconsciente ante uno o varios estímulos, vinculados a los cinco sentidos.

Hoy vamos a centrarnos en el oído, y sobre todo, la importancia de la música en el proceso de la decisión de compra. ¿Cómo suena tu marca?

La música es el recurso que se lleva utilizando desde hace más tiempo, y hoy en día todas las empresas tratan de diseñar una estrategia de marketing sensorial auditivo que genere engagement con sus clientes. El efecto que esto produce, de manera inconsciente, es despertar los sentidos y las emociones de los consumidores, evocarnos recuerdos y afectar a nuestro comportamiento.

La semana pasada os contábamos el caso de Dunkin Donuts como un ejemplo muy potente de campaña de marketing sensorial. No sólo se trató de marketing olfativo, si no que el sonido tuvo un papel protagonista en la campaña. Si recordáis, los pulverizadores estaban programados para rociar aroma de café en los autobuses cada vez que se escuchara un jingle de Dunkin’ Donuts por la radio. De esta manera, el mensaje publicitario quedaba reforzado con una experiencia sensorial real.

Por ejemplo, ¿sabrías cantar la canción de Mercadona que suena por los pasillos? ¿Sabes lo que hace Carglass gracias a su eslogan musical? Si digo: EA Sports, It’s in the game, ¿a que lo has leído con la voz de EA Sports? O la canción del Cola Cao desde su primera versión, que sigue manteniéndose en la mente de los consumidores de cualquier generación. Todas estas melodías lo que han conseguido es que rápidamente identifiques la marca y por lo tanto haya quedado grabada en tu mente, en forma de sonido.

La música que escuchas en un supermercado o en una tienda de ropa, no está elegida al azar, sino que forma parte de un hilo musical que se escoge con el objetivo principal de fomentar las ventas y el consumo. Y es que según un el autor del libro “Branding emocional“, Marc Gobé, la música en un establecimiento influye directamente sobre el comportamiento del consumidor, ya que es un estímulo positivo.

Es decir, si nos sometemos a ritmos musicales más tranquilos mientras realizamos la compra en un supermercado, sin darnos cuenta, nuestros movimientos serán lentos y nos tomaremos la actividad con más calma. Sin embargo, cuando se busca una mayor fluidez del paso de los clientes, porque existe aglomeración, se fomentará la música con ritmos rápidos, por ejemplo, en centros comerciales, restaurantes, bares, etc.

Se ha comprobado también que una música suave invita al cliente a permanecer más tiempo en el establecimiento, una música clásica a gastar más y una música con mucho ritmo hace que sean más eficientes en la compra y elimina las esperas.

Un caso de gran éxito fue el de una cadena de supermercados que decidió alternar música francesa y alemana en sus establecimientos. Al final del estudio, se descubrió que cuando sonaban las melodías francesas se compraban más vinos de ese país, hasta 3 veces más. Cuando sonaban melodías alemanas, los vinos germanos se vendieron dos veces más que los franceses.

Otro caso que seguro conocéis es el de las tiendas de moda Bershka, tiendas dirigidas a un perfil joven claramente diferenciado. Entrar en sus locales por primera vez es vivir toda una experiencia. La música se escucha desde fuera de la tienda, llamando así la atención de todos los que pasan alrededor. ¿No habéis sentido que es como estar dentro de una discoteca?

Con este tipo de música, electrónica, bailable, con un volumen altísimo, Bershka consigue no solamente que su público objetivo entre en sus tiendas, sino que estén más proactivos a comprar los productos que venden en él. En el año 2012 llegó a comercializar sus propios CDs de música de la marca. ¿Lo sabíais?

Y tú, ¿has pensado en desarrollar una estrategia de audiobranding? Es decir, crear de una identidad sonora que permita a los consumidores asociarla a tu marca.

Aquí te dejamos unos recursos que serán muy útiles:

  1. Identifica a tu target y elige qué tipo de sonidos o melodías van acorde a su personalidad. ¿Son personas jóvenes? ¿Qué gustos tienen? Cada estilo musical aportará un nivel de energía diferente para un público distinto.
  2. Si cuentas con los recursos suficientes, y un amplio abanico de productos en tu cartera, sería muy positivo crear una melodía que se asocie a un producto concreto. ¡Como hizo Microsoft! Creó un sonido específico súper reconocible para el inicio de sesión. ¿Lo recuerdas verdad?
  3. Incluye vídeos en tu página web. Los vídeos tienen sonido y una capacidad increíble para captar la atención de los consumidores. ¡Marketing sensorial en estado puro!

Como asegura Nanette Nielsen, musicóloga e investigadora de la Universidad de la Oslo, “podemos cerrar los ojos, pero no podemos cerrar los oídos” Porque al final, la música y las marcas se encuentran siempre en un punto: las emociones.

Fascinante, ¿verdad? Si quieres descubrir más sobre neuromarketing, te invito a ver mi biblioteca personal.

© Neurorachel. Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Cookies  | Aviso legal | Desarrollo Marketing Online Jiménez Carbó