¿Qué emociona más el audiolibro o el vídeo?

Estudio neurocientífico sobre el impacto emocional que provocan el formato vídeo o audiolibro

En un reciente estudio de neuromarketing del University College de Londres ha comparado el impacto emocional de visionado vídeos respecto al consumo de audiolibros.

Con una muestra unos 75 participantes se recogieron los datos completos de frecuencia cardíaca y aceleración, temperatura y actividad electro dérmica.

A los participantes se le presentaron 8 historias diferentes, en un bloque de 4 audiolibros y 4 vídeos.

Los pasos que debían seguir los sujetos para realizar bien el estudio fueron:

  • Leer un breve resumen de la trama y personajes de la historia
  • Visionado del vídeo
  • Escuchar el audiolibro con pantalla delante en negro
  • Informar si conocían con anterioridad ese fragmento
  • Realizar un cuestionario de compromiso narrativo 

Los resultados de los sujetos indicaron que los vídeos eran más atractivos que los audiolibros en un 15% de media. Por el contrario, teniendo en cuenta las medidas fisiológicas (frecuencia cardiaca, temperatura y electrodérmica), nos encontramos con un compromiso emocional más alto con los audiolibros respecto a los vídeos.

audiolibro-video

La razón de este impacto emocional tiene que ver con el efecto memoria. Cuando nos cuenta una historia, comenzamos a recrearla en nuestra mente en base a experiencias pasadas. Comenzamos a segregar neurotransmisores y por tanto se activan emociones con mayor intensidad que con un visionado de video donde la imagen ya está creada.

Es por ello que el podcasting a día de hoy está teniendo muchos adeptos como formato en la creación de contenidos.

Así que ya sabes… ¡La neurociencia nos dice que los audiolibros enamoran!

Fuente: UCL 

¿Te gustaría validar el lanzamiento de un producto, un anuncio o tu comunicación con un estudio de neuromarketing? ¡Contáctame!

Neurorachel

© Neurorachel. Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Cookies  | Aviso legal | Desarrollo Marketing Online Jiménez Carbó